martes, 6 de noviembre de 2012

"Gelatina de queso"Una gelatina de queso puede sonar como algo extraño realmente, porque siempre piensas de algo así como un dulce, un postre que se come junto con algún pastel, o para cuando estás enfermo, pero la verdad es que hay otro tipo de gelatinas que también se les llama terrinas, que son saladas y se pueden lograr todo tipo de recetas de esta forma. Sin embargo la gelatina de queso que haremos hoy es dulce porque, como sabes, este ingrediente se puede usar en postres y recetas saladas, igualmente quedará delicioso. Date un salto y averigua, es muy fácil de preparar!!!

Ingredientes:
  • 28 gramos de gelatina sin sabor, en lámina o en polvo, como la consigas.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 taza de leche condensada.
  • 1 taza de leche evaporada.
  • 125 gramos de queso crema o queso ricotta.
Preparación:
Separa las dos tazas de agua. Una la dejarás fría y pondrás ahí la gelatina a que se hidrate un poco, en caso de que sea la de lámina, que usualmente viene así la que es sin sabor. Si es gelatina en polvo, salta este paso. La otra taza de agua, sin importar la gelatina que uses, debe calentarse. Ponla en una olla y hazla hervir. Apaga en lo que rompa hervor y agrega la taza de agua fría con tu gelatina hidratada. Si es gelatina en polvo añade la gelatina al agua caliente primero, deja diluir y luego añade la taza de agua fría. Ahora, deja que enfríe un poco. Mientras, en otro envase mezcla las leches y el queso. Puede ser queso crema o ricotta, ambos sin sal. Mezcla bien. Cuando esté homogeneo añade la mezcla de la gelatina y el agua y une todos los ingredientes. Traslada a un envase donde quepa perfecto y mete a la nevera por más de tres horas para que cuaje y además enfríe. Sirve con un buen trozo de pastel o bizcocho de vainilla.